RÉQUIEM, Mozart
SINFONÍA Nº 40

El hecho de constituir la única misa de difuntos de su extenso catálogo, de ser su último opus, inacabado (a causa de su fallecimiento) y las misteriosas circunstancias que rodearon su encargo y composición, han edificado la leyenda y la fascinación que el Réquiem de Mozart continúa ejerciendo en nuestros días.

El misterio envuelve la penúltima de las sinfonías de Mozart, la 40ª Sinfonía; se desconoce en qué circunstancia, con qué motivo o para qué personaje fue escrita, y se ignora si Mozart la llegó a escuchar en vida.

boton comprar entradas EN